Entra en funcionamiento la Plataforma de criomicroscopía electrónica para medicina personalizada del Programa Biotecnología Aplicada a la Salud

El Programa Biotecnología Aplicada a la Salud forma parte de los Planes Complementarios cofinanciados por el Ministerio de Ciencia e Innovación y está coordinado por el Instituto de Bioingeniería de Cataluña. Este Plan Complementario representa la mayor colaboración interregional de medicina personalizada

Read more…

La criomicroscopía electrónica de última generación (crioME) está teniendo en la actualidad un gran impacto en Biociencias y Biotecnología, y suscitando una auténtica revolución en la Biología estructural a escala mundial. Esta tecnología permite visualizar la estructura de proteínas, virus, células y tejidos a una resolución sin precedentes, lo que permite desarrollar nuevas estrategias terapéuticas contra enfermedades neurodegenerativas, diversos tipos de cáncer, u obtener vacunas y tratamientos para hacer frente a epidemias y pandemias, incluida la provocada por el SARS-CoV-2.

El Lehendakari Iñigo Urkullu, junto con el consejero de Educación del Gobierno Vasco Jokin Bildarratz y la rectora de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, Eva Ferreira, entre otros, visitaron el pasado diciembre el Instituto Biofisika, ubicado en el Parque Científico de la UPV/EHU, para conocer el nuevo criomicroscopio electrónico con que cuenta el centro. Un criomicroscopio de última generación es una lupa que permite descifrar el mundo biológico a escala atómica.

Con la adquisición de este nuevo equipamiento, como parte de una estrategia ambiciosa del Departamento de Educación del Gobierno Vasco que ha supuesto una inversión de 5,5 millones de euros, Euskadi se convierte en una de las referencias europeas en el campo de la Biología estructural.

El criomicroscopio de última generación Titan Krios G4 se empleará también para descifrar las bases estructurales de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, diversos tipos de cáncer y de trastornos metabólicos como la colesterolemia y la diabetes. Se utilizará, también, para el desarrollo de fármacos y nuevas terapias contra estas enfermedades.

Tras un periodo de pruebas, desde el 25 de febrero este nuevo equipamiento es accesible a centros de investigación de Euskadi y de todo el Estado (https://brem.biofisika.org) gracias a la cofinanciación del Ministerio de Ciencia e Innovación a través de los Plan Complementario Biotecnología para la Salud con fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El Plan Complementario Biotecnologías para la Salud está cogobernado y cofinanciado por las Administraciones de las Comunidades Autónomas de País Vasco, Cataluña, Galicia, Castilla-La Mancha y Extremadura, y busca desarrollar herramientas para el diagnóstico, el pronóstico y las terapias avanzadas en medicina personalizada, con el objetivo de hacer frente a retos de salud como el cáncer, las enfermedades asociadas al envejecimiento, las enfermedades infecciosas y las enfermedades minoritarias.

Con un presupuesto de 32 millones de euros, y coordinado por el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), este Plan Complementario, representa la mayor colaboración interregional de medicina personalizada. Además, este consorcio de investigación biotecnológica en salud es uno de los más grandes de la historia de España, y mejor dotado económicamente.