DONATE

“El cerebro que vuelve”

El artículo también describe como él casi se ha convertido más en un entrenador de básquet que en un científico, el haber ganado recientemente el premio a la investigación de la Fundación Princesa de Girona, y cómo empezó a trabajar en el campo de los nanorobots en Tsukuba, Japón, concluyendo con su decisión de volver. «En España no ha habido respeto hacia la ciencia en los útlimos años, pero a pesar de la crisis, IBEC se ha establecido como un centro internacional de prestigio» dice Samuel. Lea el artículo completo aquí.