El pionero en biomateriales supramoleculares, Sam Stupp, se incorpora al IBEC como profesor distinguido Severo Ochoa

El profesor Samuel I. Stupp de la Northwestern University, en Estados Unidos, se incorporó el pasado 1 de noviembre al Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) como Profesor Visitante Distinguido de Investigación Severo Ochoa. Stupp es un pionero en demostrar cómo se pueden usar biomateriales supramoleculares para regenerar tejidos neurales, vasculares y musculoesqueléticos como la médula espinal, cartílago, hueso, vasos sanguíneos o músculos.

 

Read more…

Samuel Stupp, un pionero que se incorpora al IBEC 

Una de las fronteras de la ciencia es el diseño de biomateriales capaces de comunicarse con las células para controlar su comportamiento o capaces de imitar características de la materia viva. Los materiales bioactivos que se comunican con las células pueden ofrecer terapias transformadoras de enfermedades y ayudar a regenerar tejidos y órganos, contribuyendo así a una esperanza de vida más prolongada y con más calidad de la población mundial. 

Ahora, uno de los pioneros a nivel mundial en el campo se une al IBEC como profesor de investigación. Samuel I. Stuppdirector del Instituto Simpson Querrey en la Universidad de Northwester, fue pionero en el desarrollo de biomateriales supramoleculares que son bioactivos y biomiméticos durante las últimas dos décadas, demostrando cómo los biomateriales supramoleculares pueden usarse para regenerar tejidos neurales, vasculares y musculoesqueléticos como la médula espinal, cartílagos, huesos, vasos sanguíneos y músculos, entre otros. 

Stupp nació y se crió en Costa Rica y llegó a los Estados Unidos en 1968 para iniciar su educación universitaria. Obtuvo su Licenciatura en Química en 1972 en la Universidad de California en Los Ángeles, y su doctorado en 1977 en ciencia e ingeniería de materiales en la Universidad Northwestern. Se unió a la facultad de Northwestern después de graduarse en 1977, luego se trasladó a la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign en 1980, y regresó a la facultad de Northwestern en 1999 como miembro de la Junta de Consejeros de Ciencia e Ingeniería de Materiales, Química, Medicina e Ingeniería Biomédica. Dirige en Northwestern el Simpson Querrey Institute centrado en la investigación interdisciplinaria y también el Center for Bio-Inspired Energy Science, un Energy Frontiers Research Center financiado por el Departamento de Energía de EE. UU. Stupp también es miembro de la Academia Nacional de Ingeniería, la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias, la Real Academia Española y la Academia Nacional de Inventores. Samuel Stupp es Director del Comité Científico (ISC) del IBEC desde 2013. 

Samuel Stupp ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera, incluido el Premio del Departamento de Energía en Química de Materiales, el Premio Humboldt para Científicos Sénior de EE. UU., el Premio de la Medalla de la Sociedad de Investigación de Materiales y el Premio de la Sociedad Química Estadounidense en Química de Polímeros. En 2020, Stupp también recibió el Premio de Nanociencia 2020. 

Me siento halagado de aceptar este puesto como Profesor Visitante Severo Ochoa Distinguido en el IBEC, que es un instituto de investigación muy exitoso y estimulante.

Samuel Stupp

Biomateriales supramoleculares 

Los biomateriales supramoleculares de Stupp aprovechan el poder del autoensamblaje entre estructuras biomoleculares que contienen péptidos, glucanos y oligonucleótidos para crear fibrillas a nanoescala que imitan las formadas por proteínas en biología en las que los monómeros están asociados de forma no covalente. Las fibrillas e hidrogeles a nanoescala formados por estos materiales ofrecen una combinación única de ordenamiento dinámica moleculares que es extremadamente eficaz en la señalización de las células. Estas estructuras ahora se conocen en química como polímeros supramoleculares (Science 2012) y, como se explica a continuación, Stupp también fue pionero en este campo más amplio. Volviendo a principios de la década de 1990, Stupp inició su trabajo en polímeros supramoleculares 2D mediante el uso de monómeros quirales con capacidad para autoensamblarse en estructuras altamente ordenadas que podrían reaccionar para formar polímeros covalentes 2D (Science 1993). 

Stupp publicó un artículo pionero en Science en 2001 que creó el campo de los biomateriales supramoleculares. Este trabajo informó del descubrimiento de polímeros supramoleculares que ahora se sabe que señalizan las células de maneras sin precedentes con un enorme potencial para su uso en la medicina regenerativa. 

A este trabajo se siguieron otros que demostraron in vivo la capacidad de estos biomateriales supramoleculares para regenerar axones de la médula espinal lesionada para evitar la parálisis, cartílago (un tejido extremadamente difícil de regenerar en el adulto para tratar lesiones articulares u osteoartritis), hueso en la columna para la fusión cuando se produce la degeneración del disco, los vasos sanguíneos para el infarto y la enfermedad arterial isquémica y el músculo lesionado.

El trabajo de Samuel Stupp sobre biomateriales supramoleculares crea un futuro duradero para los materiales blandos que beneficiará enormemente a la sociedad en múltiples frentes.