La tercera revolución médica: medicina regenerativa

Josep Samitier, director del IBEC, aparece en un artículo publicado en la revista “Muy Interesante” que trata sobre la revolución de la medicina regenerativa y sus posibles aplicaciones médicas.

Read more…

Hasta hace unos años, se pensaba que la capacidad del cuerpo para regenerarse estaba limitada a algunos tejidos y que había otros especialmente complejos, como el cardíaco o el nervioso, que no podían hacerlo. Pero ese dogma ha caído, lo que ha supuesto un cambio conceptual radical: la medicina puede intentar ahora reparar el deterioro que se produce en órganos complejos como el corazón y también reparar el sistema nervioso central o el cerebro.

Se habla des de los órganos en un chip, organoides que han resultado especialmente útiles porque la infección afectaba a varios órganos y este sistema permitía conocer simultáneamente la eficacia o la toxicidad que podían tener en todos ellos los distintos fármacos, hasta las bioimpresoras 3D para poder preparar el material que se tenga que implantar después en un paciente.

Cuando el corazón resulta dañado por un infarto, lo que busca la medicina regenerativa es reparar la parte del órgano afectada, añadiendo, quitando y restaurando el tejido que haya dejado de funcionar.

Josep Samitier, director del IBEC

Podéis leer el artículo completo aquí.