Nanopartículas y supercomputadores contra el SARS-CoV-2

El grupo de investigación en la UPC liderado por el investigador Asociado de l’IBEC Carlos Aleman investigará, en colaboración con la empresa B. Braun, la detección, bloqueo y la eliminación del virus SARS-CoV-2 mediante nanopartículas funcionalizadas y activación de nanofuentes de calor.

Para llevar a cabo la investigación, se hará uso de un supercomputador instalado en Francia.

Read more…

Foto: Andrés Rodriguez Domingo

El grupo de investigación “Innovation in Materials and Molecular Engineering – Biomaterials for Regenerative Therapies” (IMEM) de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), dirigido por Carlos Aleman, profesor del Departamento de Ingeniería Química e Investigador Asociado de l’IBEC, llevará a cabo un estudio computacional para el desarrollo de plataformas de detección del SARS-CoV-2.

La investigación se enmarca dentro del proyecto contra la Covid-19 impulsado por B. Braun, multinacional del sector hospitalario, en colaboración con la UPC, el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP) y el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC).

Para llevar a cabo el estudio, la asociación “Partnership for Advanced Computing in Europe” (PRACE), que tiene como misión facilitar descubrimientos científicos de alto impacto en todas las disciplinas por el beneficio de la sociedad y mejorar la competitividad europea, ha concedido al grupo de la UPC 40 millones de horas del supercomputador Joliot-Curie instalado en el “Commissariat à l’Energie Atomique” (CEA) de París, el equivalente a 4.500 años en horas de cálculo con ordenadores normales.

Durante seis meses de computación se llevarán a cabo simulaciones sobre los mecanismos de reconocimiento molecular y se estudiarán sus aplicaciones para desactivar el virus. Se profundizará en el efecto de las nanopartículas funcionalizadas sobre la estructura molecular del SARS-CoV-2. En particular, se determinará la influencia del incremento de temperatura local conseguido mediante la activación de nanofuentes de calor. La energía se transfiere cuando las nanopartículas son iluminadas con luz de una determinada longitud de onda y se calientan gracias al efecto de resonancia de plasmón superficial, con el objetivo de desactivar el virus.


Fuente y más información: UPC