Los mini-órganos de bioingeniería avanzan en la lucha contra el cáncer gracias a la AECC 

Un proyecto capitaneado por la Profesora de Investigación ICREA en IBEC, Núria Montserrat, ha dedicado tres años a la investigación al estudio del cáncer renal utilizando organoides de laboratorio, gracias a las ayudas “LAB 2017” de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Los investigadores han logrado crear el primer modelo animal basado en organoides renales para este tipo de cáncer, y empezar a identificar signos tempranos del desarrollo de la enfermedad. 

Read more…

El carcinoma de células renales es un tipo agresivo de cáncer, donde el subtipo de célula clara (CcRCC) es el más frecuente. Según los datos acumulados durante la última década, más del 50% de los tumores malignos renales se detectan accidentalmente debido al uso generalizado de la imagen abdominal. Por lo tanto, un método de detección precoz es crucial para poder tratar este tipo de enfermedad y facilitarían el desarrollo de estrategias de intervención temprana.  

Hasta el momento, no existían modelos humanos basados en la generación de organoides renales para este tipo de cáncer renal. Es por ello que la investigadora Nuria Montserrat y su grupo de investigación en el IBEC, junto con sus colaboradores en Vall d’Hebron Institut d’Oncologia, ICO-IDIBELL y Hospital Clínic de Barcelona, recibieron, en 2017, 300.000 euros de la Asociación Española Contra el Cáncer para la investigación en cáncer renal utilizando organoides. Los organoides de riñón son agregados de células cultivadas que constituyen tejidos de un tamaño reducido (de micrómetros a centímetros), dotados de las características estructurales y funcionales al riñón humano. Este método permite estudiar de manera más fiel y precisa la enfermedad, respecto a los cultivos celulares tradicionales. Además, este abordaje permite identificar nuevos marcadores de la iniciación de la enfermedad. Durante este tiempo, los investigadores han desarrollado organoides de riñón a partir de células madre pluripotentes humanas que les ha permitido lograr dos objetivos: observar cómo se desarrolla el tejido en este órgano, y, por otro lado, gracias a técnicas de edición genética, manipular estos minirriñones para que presenten mutaciones para este tipo de cáncer pudiendo identificar, así, signos tempranos del desarrollo para esta enfermedad.  

Este proyecto ha sentado, además, las bases para la generación células progenitoras de riñón ya que capturan el trasfondo genético del CcRCC Gracias a los avances de este estudio, en un futuro los investigadores creen posible la realización de una plataforma de alto rendimiento para el estudio de la iniciación de CcRCC utilizando organoides de riñón que serían de gran utilidad para la industria farmacéutica.  

Sobre las “Ayudas LAB” 

Las “Ayudas LAB” financian a grupos emergentes para llevar a cabo proyectos en cáncer que tienen muchas posibilidades de ser trasladados a la práctica clínica. Se consideran grupos emergentes hasta 5 años después de haber iniciado una línea de investigación independiente acreditado por su producción científica y/o proyectos financiados.